Monte Xristo: innovando la tradición

23 03 2012

Que el vino es una bebida elitista, se creyó por mucho tiempo y aún hoy es una idea que persiste en la mente de algunos, aunque, para fortuna de los que nos dedicamos a este mundo de la vitivinicultura, cada vez se cree con menor fuerza en realidad.

Pero como toda idea, todo mito, incluso todo obstáculo, este prejuicio (que en sus orígenes tuvo algo de cierto pero no más) ha servido de inspiración para no pocos, quienes hemos encausado nuestra vocación y pasión por el vino a través de proyectos diversos dedicados a su difusión y a su inserción en la cultura cotidiana.

Así nace Monte Xristo, una empresa joven, cien porciento mexicana que busca romper con ese mito elitista sobre el vino y, así como nosotros en Entre Vinos, poner el mundo del vino al alcance de todos.

Tuve el gusto de platicar recientemente con Rodrigo Delgado Delgado, director general de Monte Xristo, quien me platico su inquietud y su misión de llevar al mercado vinos amables y poner, en la mesa de muchos mexicanos interesados, la cultura del vino y el gusto por esta bebida ancestral. Para ello, ofrecen una gama de servicios desde la venta de vinos, canastas, arcones, etc. hasta la capacitación.

La empresa es joven, sin embargo, los cimientos sobre la que se construye son sólidos y por ello vale la pena conocer todo lo que ofrece.

Su catálogo de vinos lo encabezan los vinos de Bodega Sin Fin, “vino sin límites nacidos al pie de la Cordillera de los Andes”. Así reza el lema de Sin Fin, ubicada en Mendoza, Argentina y que hoy llega a México de la mano innovadora de Monte Xristo.

Bodega Sin Fin es una empresa familiar, dedicada al vino desde 1975. Actualmente cuenta con 200 hectáreas de viñedos que son vendimiados manualmente, lo que da inicio al cuidado proceso de elaboración de vinos Sin Fin.

La filosofía de Sin Fin es “elaborar sensaciones y guardarlas en cada botella para desbordarlas en el momento oportuno”. Sensaciones que trascienden fronteras y tiempo y que a través de sus vinos, plasman también el valor de la tierra y el trabajo del hombre en armonía con la naturaleza.

Pero no basta con escuchar o leer lo que de una empresa o bodega se dice, es necesario conocerlo directamente y esto es, precisamente, una de las tantas delicias que el mundo del vino ofrece: la oportunidad de conocer y probar. Así fue que desde un inicio pude ver el cuidado y dedicación que Monte Xristo, a través de Rodrigo Delgado, ponen en el transporte y distribución de sus productos. Perfectamente conservados y empacados hasta que llegan a la puerta del consumidor final.

Los vinos de Bodega Sin Fin que Rodrigo tuvo la amabilidad de obsequiarme fueron Sin Fin Guarda Cabernet Sauvignon 2006 y Sin Fin Guarda Malbec 2007.

SIN FIN GUARDA Cabernet Sauvignon 2006 es un vino equilibrado. De atractivo color granate con densidad aparente alta que se nota en unas lágrimas bien marcadas y de lento descenso en el cristal de la copa. En nariz expresa los matices típicos del Cabernet Sauvignon: pimienta, pimiento verde y torrefactos predominan en un fondo de ciruela madura. En boca se corresponden las notas en nariz, intensificándose los torrefactos producto del contacto con madera. Es un vino equilibrado, con taninos bien trabajados, lo que lo vuelve fácil de beber, ideal para el tapeo o para cortes de carne.

Por su parte Sin Fin Guarda Malbec 2007 es también un digno representante de la uva Malbec, manifestando todos los aromas que esta uva encierra, como son la canela, la pimienta verde, moras negras y tabaco. Aromas y notas en boca que hacen de este vino un delicioso acompañamiento para carnes, botanas e incluso para beberse solo.

En particular he de confesar que el Malbec fue mi favorito, simplemente porque las notas de esa uva son siempre de mis predilectas.

Pero, en honor a la verdad, ambos son excelentes embajadores de la vitivinicultura innovadora del nuevo mundo.

Un dato interesante sobre su producción es que ambos son fermentados en cubas de acero inoxidable recubiertas internamente por duelas roble francés y/o americano (esto es a gusto del productor). Este sistema es conocido como InserStave y, en lenguaje coloquial, es como construir una barrica dentro de una cuba de acero inoxidable, mezclando las ventajas de los dos sistemas en uno solo.

Actualmente Monte Xristo vende sus productos a través de Internet, ofreciendo diversidad de métodos de pago y con una muy buena relación calidad-precio. Les recomiendo visitar su página y conocer lo que esta empresa mexicana tiene para ofrecer. Estoy segura de que Rodrigo Delgado estará encantado de compartirles parte de su conocimiento en torno al vino, la gastronomía y claro, los productos y servicio que su empresa Monte Xristo ofrece.

Entre Vinos felicita a Monte Xristo por ser parte de las nuevas iniciativas que, como hemos comentado, pugnan por poner el mundo del vino, al alcance de todos.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: