El Mercado de la Fontan y… ¿Donde esta Joaco? Dia 2

15 07 2011

Ayer, paseando por Oviedo y después de visitar la Catedral, con su Cámara Santa, el convento y el museo, seguí caminando por las callejuelas hasta llegar a un mercado, el de Fontan -en la calle del mismo nombre, en el centro antiguo de Oviedo-. Ahí entre, no solo por buscar al famoso Joaco en las pescaderias, sino también porque disfruto mucho de los mercados que son, según dice mi padre y yo coincido, el alma de la gastronomía. Y es que ahí se encuentran los ingredientes mas frescos y mas variados para la preparación de todo tipo de platillos, además de que son casi un museo de aromas, colores, texturas y sabores. Y son estos -especialmente los aromas- cuyo aprendizaje ejercita y desarrolla nuestra memoria olfativa, fundamental para la cata adecuada de vinos. Es así, que todo aquel que disfrute de la cocina y el vino, cuando vaya a comprar los ingredientes y también mientras cocina, puede aprovechar para oler, y probar, cada uno de los ingredientes, de manera que asocie su aroma y sabor con lo que es y así le sea más sencillo identificar las notas olfativas y los sabores la próxima vez que deguste un vino.

Pues bien, el mercado de la Fontan es un mercado pequeñin, muy limpio, luminoso y que, además, en esta ocasión albergaba una exposición de fotografía, muy interesante ver las imágenes en gran formato pendiendo del techo. Ahí se venden exclusivamente alimentos, eso si, de todo tipo: carnes, aves, pescados, frutas, verduras, lácteos, especias y una gran variedad de productos autóctonos como vinos, quesos, alubias, licores, miel, mermeladas, embutidos y mas. Todos de excelente calidad.

Fue un deleite pasearme por los pasillos del mercado, distinguiendo los aromas ahumados de los embutidos, las especias, el pescado fresco, pan caliente… Y probar algunos productos como, por ejemplo, un delicioso queso de oveja y vaca macerado a la sidra.

A las afueras del mercado, por ser jueves, se encontraba el mercadillo del Eje comercial el Fontan. En el, de manera organizada y limpia -sin estorbar el tránsito-, los comerciantes ofrecen una colorida variedad de adminiculos donde se pueden encontrar anteojos, paraguas, bisutería, ropa -interior y exterior-, golosinas, frutas, verduras, plantas, flores, zapatos, calcetines y todo tipo de chacharas.

Ahí danse cita niños y adultos que, tras la compra aprovechan para comer en los barines, tascas y sidrerias del derredor.

Finalmente, y no nos sorprenda, no encontré a Joaco esta vez tampoco -seguiré buscando- pero disfrute de caminar por rincones de Oviedo que no conocía.

Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry® de Telcel


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: